viernes, 18 de septiembre de 2009

Hueso Quemado

ARWA=QUEMADO
TURO=HUESO





Los piasajes a lo lejos de Ñahuinpuquio, a un lado, y el valle de Chupaca, al otro, son lo mejor que Arwaturo puede dar. La cuesta no es tan alta, y sin embargo en la cima hay muchas cosas que abarcar con los ojos. La tierra rojiza del vallecito en Ñahuinpuquio, cuya laguna no podía dejar de mirar sin preguntarme cosas como las fiestas inmersas, las luces que salen de noche, los toros de oro que ascienden al cielo. Tras eso pensaba en mi abuela, todas sus historias, las del bisabuelo, el comercio de ganado en los años 20 y 30.

Parece mixtura el valle Chupaquino, parecen alfombras tiradas para un gigante. Los valles de lejos se ven suaves, casi como si fueran crema de helado extendidas, pero la tierra de cerca es muy díficil. Mucho he disfrutado de los sonidos de mis pasos al chocar contra innumerables piedras.



Y para malograr el post, me convertí en beduino, en Saladino, en Nasrudin el flaco, en cualquier Sultán del desierto. En un turco muy amargo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

las fotos del desierto donde te vas alejando bueno todas son del desierto pero esas me gustaronmucho arjona

Giancarlo dijo...

oe beduino, puta que buena carajo!!!

puta te vas así vestido y sobrado pasas por keniata o libanés.